7.jpg

Albert Schweitzer (1875-1965) nació en un hogar dedicado a la religión, la música y la educación. Esto es claro cuando observamos que su padre y su abuelo fueron ministros, además de otros familiares que se destacaron con logros académicos.

Schweitzer comenzó sus estudios teológicos intensivos en 1893 en la Universidad de Estrasburgo, donde obtuvo un doctorado en filosofía en 1899, con una tesis sobre los estudios religiosos de Kant y obtuvo su licenciatura de teología en 1900.

Las frases más conocidas de Albert Schweitzer:

"Muchas personas saben que son infelices. Pero hay personas que no saben lo felices son."

"El entusiasmo es un buen combustible, pero por desgracia se quema demasiado rápido."

"La única cosa importante en la vida son las huellas de amor que dejamos atrás cuando nos vamos."

"La ciencia, bien entendida, cura al hombre de su orgullo porque le muestra sus límites."

"Aquellos que quieran contribuir a la felicidad en el mundo tienen que preocuparse en primer lugar por un ambiente feliz en su propia casa."

"Ora para agradecer en primer lugar que puedes."

"El espíritu, si se produce en la pureza y la fuerza, es capaz de soportar cualquier cosa."

"La humildad es la capacidad de ver hasta el más mínimo detalle de las cosas en la vida."

"El hombre ha controlado la naturaleza antes de aprender a controlarse a sí mismo."

"Sin respeto por la vida, la humanidad no tiene futuro."